Friday, September 15, 2017

Tecnología para mejorar el hogar médico de su hijo

Muchas personas quieren un papel de mayor “participación activa" cuando se trata de manejar la salud de su familia y la atención médica. Por ejemplo, a menudo las familias se interesan también por nuevas formas de comunicarse y asociarse con el médico de su hijo, como a través de correo electrónico.


La tecnología nos hace la vida más fácil y nos ahorra tiempo (los cajeros automáticos, las compras en línea y los escáneres en el supermercado). La tecnología es también muy importante en el mundo de la medicina y la atención médica, puede ayudar a poner la información como exámenes, radiografías y resonancias magnéticas al alcance de quienes lo necesitan. Ahora, gracias a la tecnología como la Internet, cualquier persona puede acceder a información sobre temas relacionados con la salud.
Para el médico, la tecnología puede ayudarle a proporcionar a sus hijos un hogar médico. Una parte importante del hogar médico es la comunicación segura y la transferencia de la información de atención médica de su hijo. A fin de garantizar una atención de calidad, esa información debe compartirse con otros proveedores de atención médica, hospitales y programas comunitarios. ¡La tecnología de información médica (HIT) puede hacer esto posible!
Los médicos pueden acceder a la información médica de sus pacientes, mejorar la comunicación con las familias y coordinar con otros proveedores mediante el uso de algunas de las herramientas de HIT que se presentan a continuación. Tal vez quiera hablar con su médico acerca de si estas herramientas de HIT están disponibles en su práctica o no. Si están disponibles, pregunte cómo puede utilizar estas herramientas para tomar un papel más activo en la atención médica de su hijo.

El hogar médico de su hijo

Un hogar médico es el tipo de atención médica primaria que todos queremos y merecemos. Un hogar médico no es un lugar, es la forma en que se presta la atención a su hijo y su familia.
En el centro de un hogar médico hay un proveedor de atención médica y un equipo que brinda atención, que son expertos y compasivos. Son elegidos por un paciente y su familia para que se haga cargo de las necesidades de salud y para hacer que la atención esté bien coordinada.

Las “herramientas” de HIT incluyen:

  • Registros médicos electrónicos (EHR): el historial médico de una persona en formato digital, lo que significa que se utiliza un ordenador para grabar, almacenar y revisar la información médica.
  • Registros personales de salud (PHR): el registro de salud de una persona. El registro podría incluir información de múltiples fuentes (por ejemplo, paciente, familia, médicos y otros profesionales de atención médica). La diferencia entre un EHR y PHR es que un PHR es controlado por el paciente y está disponible para este, mientras que un EHR está controlado por el médico y generalmente no está disponible para el paciente.
  • Portal del paciente: permite a los pacientes comunicarse con su médico y acceder a información importante a través de la Internet de forma segura. Un médico puede enviar recordatorios, información médica y resultados de laboratorio por vía electrónica a los pacientes. Los pacientes pueden enviar preguntas a su médico y proporcionar actualizaciones acerca de sus inquietudes relacionadas con la salud.
  • Plan de atención centrado en la familia: un plan de atención se desarrolla con la familia para incluir todos los aspectos médicos y sociales actuales y pasados de un niño y las fortalezas y necesidades de la familia. También incluye información de contacto actual.
  • Registro del paciente: ayuda al médico a llevar un seguimiento de una cierta parte de su población de pacientes (por ejemplo, todos los niños con asma). Un médico también puede utilizar esta información para identificar las necesidades y mejorar la calidad de la atención.
  • Resumen del paciente posterior a la visita: un resumen de lo ocurrido durante la visita al consultorio y cualquier seguimiento que sea necesario. Un resumen también puede incluir información apropiada según la edad.
  • Receta electrónica: permite a un profesional de atención médica enviar una receta directamente a la farmacia desde su oficina.
  • Seguimiento : el proceso de seguir todo, desde los resultados de laboratorio y de rayos X hasta las remisiones a otros profesionales de atención médica. Un médico puede entonces asegurarse de que se realice cualquier seguimiento necesario.

¿Quiere saber más? A continuación encontrará algunos recursos para las familias acerca de HIT y el hogar médico:

Última actualización
 
11/21/2015
Fuente
 
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2012)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Wednesday, August 30, 2017

Cómo exhortar a los adolescentes a tomar responsabilidad de su propia salud

A medida que los hijos maduran se vuelven cada vez más renuentes a comunicar cuestiones de salud a sus padres; en parte, por modestia y en parte para reafirmar su independencia. Es por eso que los adolescentes necesitan un pediatra en quien puedan confiar.
Este también es el momento para que los adolescentes se conviertan en consumidores astutos de servicios médicos. Se les debe exhortar a que programen sus propias visitas al médico y que hagan preguntas siempre que no entiendan algo que el pediatra haya dicho. Cuando se trata de temas de salud, no hay preguntas "bobas". Todos los pacientes, independientemente de la edad, tienen derecho a que les expliquen claramente su condición y el plan de tratamiento recomendado.
Sobre todo, los adolescentes necesitan que les expliquen la importancia de tomar los medicamentos de acuerdo a las indicaciones. Si hay algo que puede causar frustración en los pediatras es el hecho de que sus pacientes jóvenes no cumplen con las indicaciones para tomar los medicamentos (aunque como el Dr. Kulig, M.P.H. señala, “los adultos tampoco lo hacen muy bien”). En un estudio de niños que sufren de infecciones de la garganta, más del 80 por ciento no terminó los antibióticos que estaban recetados para diez días. Lo que se cree es que la mayoría de ellos empezó a sentirse mejor después de varios días y asumieron que podían dejar de tomar la medicina. Pero, nosotros sabemos que el tratamiento con antibióticos debe completarse para poder erradicar la infección en su totalidad. De lo contrario, las bacterias se recuperan, con más fuerza que antes y los síntomas regresan.  
También es posible que los adolescentes se resistan a seguir las indicaciones del médico como una muestra de rebeldía. El Dr. Kulig recomienda que los padres supervisen a sus hijos en el cumplimiento de tomar los medicamentos, sin asumir la responsabilidad. La estrategia más exitosa que él ha encontrado “es pedirles a los chicos ideas sobre cómo cumplir mejor con los horarios de los medicamentos, en lugar de exigir, ‘Tienes que tomarte esta medicina’ ”. Él ofrece varios consejos:
Para eliminar la confusión, coloque un calendario en el refrigerador y haga una marca en el cuadro correspondiente cada vez que se tome el medicamento. O, compre un pastillero plástico barato para guardar los medicamentos orales de acuerdo con el día de la semana y a diario de domingo a sábado, así como la dosis (mañana, tarde, noche).
Pídale al adolescente que tome el medicamento a la misma hora que uno de sus rutinas diarias, como cepillarse los dientes. “Se convierte en un recordatorios para el cumplimiento” explica el Dr. Kulig. “Cuando se cepillan los dientes por la mañana y por la noche, se acuerdan de tomarse el medicamento”.
Practique el refuerzo positivo. Felicite al adolescente cada vez que cumpla con el horario de los medicamentos.
Recuérdeles por qué le ha recetado el medicamento. “Los adolescentes deben entender el propósito de la terapia así como las consecuencias potenciales de no tomar los medicamentos según lo indicado”, dice el Dr. Kulig. “También deben saber cuánto tiempo deben tomar el medicamento antes de que puedan esperar ver resultados óptimos.
“Por ejemplo, algunos medicamentos para el acné pueden demorar más de 12 semanas para empezar a funcionar. Si un adolescente se desanima y suspende el medicamento, es obvio que el acné no mejorará. De igual forma, si se le acaba la paciencia y lo usa en exceso, la piel se puede irritar o resecar”.
Otro motivo para supervisar el consumo de medicamentos por parte de los jóvenes es que algunos medicamentos tienen el potencial para ser abusados, ya sean recetados o de venta libre. “El Tylenol es un buen ejemplo”, comenta el Dr. Kulig. “Una dosis demasiado alta básicamente puede destruir el hígado”. La mayoría de sobredosis de agentes de venta libre se toma intencionalmente, como parte de intentos de suicidio, pero se pueden tomar cantidades excesivas por accidente. “Los adolescentes”, enfatiza, “no están conscientes de cuán tóxicos pueden ser estos productos”.
Como precaución, lo mejor es nunca dejar el medicamento de un miembro de la familia en un lugar donde pueda caer en las manos de un niño curioso o un adolescente en busca de drogarse de forma “legal”. De acuerdo con el Dr. Timothy Wilens, un psiquiatra pediátrico en Massachusetts General Hospital, también en Boston: “La mayoría de medicamentos con receta médica son usados en forma irresponsable, no por los chicos para quienes fueron recetadas, sino que por otros chicos. Todos los envases deben guardarse, con cada dosis administrada individualmente”.  

Preguntas para hacerle a un pediatra antes de que un adolescente comience un medicamento nuevo

  • ¿Cuál es el nombre genérico y el nombre comercial del medicamento?
  • ¿Cuál es el propósito de usar este medicamento?
  • ¿Con qué frecuencia debe usarse el medicamento y a qué horas del día?
  • ¿Cuál es la dosis?
  • ¿Debe tomarse con leche o con alimentos?
  • Si a su hijo se le dificulta tragar pastillas, pregunte si el medicamento puede triturarse, o si viene en forma líquida, como parche para la piel, supositorio rectal, inhalador o atomizador para la nariz.
  • ¿Hay alimentos o bebidas que deban evitarse mientras se toma el medicamento?
  • ¿Tendrá contraindicaciones con otros medicamentos que mi hijo esté tomando o viceversa?
  • Prepare una lista para el pediatra de todos los medicamentos que su hijo toma, incluidos los de venta libre, los suplementos nutricionales y las hierbas medicinales “naturales”.
  • ¿Qué debemos hacer si nos saltamos una dosis?
  • ¿Por cuánto tiempo debe tomarse el medicamento? ¿Es necesario que se tome la prescripción completa?
  • ¿La prescripción incluye surtidos adicionales? Si es así, ¿cuántos? ¿Qué debemos hacer si necesitamos una prescripción nueva?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios potenciales de este medicamento y cuáles debemos informarle a usted?
  • Si hay efectos secundarios, ¿cómo se manejarán?
  • ¿Cuándo podremos saber si el medicamento está funcionando?
  • ¿Cuánto cuesta la prescripción?
  • ¿Hay información escrita disponible sobre el medicamento?
Última actualización
 
11/21/2015
Fuente
 
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Thursday, August 24, 2017

Hojas de Datos

Knowledge Is Power
Una de las formas en la que podemos ayudar mejor a nuestros hijos es manteniendonos informados.
Los invitamos a que visiten nuestro sitio web, hemos agregado 6 hojas informativas nuevas, que le serán de gran utilidad. 
http://www.fvindiana.org/fact-sheets/hojas-de-datos/

Monday, March 27, 2017

Las principales organizaciones médicas pediátricas responden al reciente decreto que afecta a los inmigrantes y a los refugiados

 Los médicos capacitados en el extranjero y los niños inmigrantes y sus familias deben ser protegidos, no deportados.

Las siguientes organizaciones colaboraron en la elaboración de este comunicado:  American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría), American Board of Pediatrics (Consejo Americano de Pediatría),  Academic Pediatric Association (Asociación de Académicos de Pediatría), Association of Medical School Pediatrics Department Chairs (Asociación de Directores de Departamentos de Pediatría de Facultades de Medicina) American Pediatric Society (Sociedad Pediátrica Americana), Association of Pediatric Program Directors (Asociación de Directores de Programas Pediátricos), Pediatric Policy Council (Consejo de Política de Pediatría) y Society for Pediatric Research (Sociedad de Investigación Pediátrica): El comunicado es en respuesta al reciente decreto enfocado en los inmigrantes y refugiados que prohibiría viajar a los Estados Unidos a los refugiados de ciertos países, ordena la construcción de un muro fronterizo entre México y los Estados Unidos, convoca a un aumento de la detención y deportación y elimina la financiación federal a ciudades santuario.
"Los recientes decretos emitidos por la Casa Blanca ya han ocasionado grandes y devastadoras consecuencias a los niños inmigrantes, a los refugiados y a sus familias. Los refugiados son personas que huyen de la violencia y persecución, y que están buscando un refugio en los Estados Unidos. Muchos niños afectados por el decreto han estado esperando refugio gran parte de sus vidas, muchos han nacido en campos de refugiados en medio de la violencia y hasta de la guerra civil.
"Podemos elegir cómo tratamos a los niños inmigrantes y refugiados; podemos brindarles atención, ofrecerles una mejor oportunidad para crecer y aprender y prosperar aquí en nuestro país o podemos darles la espalda. Los niños no deciden dónde nacen o dónde nacieron sus padres. No toman las decisiones si van a viajar o cómo a los Estados Unidos. Sin embargo, están aquí, y con frecuencia a un gran costo, huyendo de la violencia, perdiendo a seres queridos, sufriendo pobreza extrema y adversidad. Tenemos la obligación de proteger a estos niños.
 "Estos decretos afectan a nuestra profesión, así como a nuestros pacientes; los médicos graduados en el extranjero y los investigadores pediátricos fueron algunos de los ciudadanos extranjeros y refugiados afectados por la reciente prohibición de viajar. El año pasado, casi un 20 por ciento de los residentes de pediatría recibieron sus grados de facultades de medicina en el exterior. Estos médicos son parte fundamental de la fuerza laboral pediátrica y con frecuencia trabajan en zonas subatendidas con necesidades apremiantes de profesionales subespecialistas. Los médicos inmigrantes enriquecen y diversifican nuestra fuerza laboral. Trabajamos junto a ellos todos los días. Firmamos con ellos los artículos que escribimos en revistas científicas y estamos junto a ellos al pie de las camas de nuestros jóvenes pacientes. Impedirles a estos profesionales que viajen o que se capaciten aquí para ejercer tareas que salvan vidas o de alguna forma amenazar su situación migratoria, priva a algunas de las mejores y más brillantes mentes de poder brindar atención médica a los niños más enfermos y vulnerables. Esto es discriminatorio y es un error.
"Hoy, las principales organizaciones médicas pediátricas con determinación renovada nos proponemos hacer todo lo que podamos para proteger a los niños inmigrantes, los niños refugiados y todos los niños.  Le pedimos a nuestro gobierno federal ceñirse al mismo estándar".
###

Sobre AAP

La American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría) es una organización profesional que consta de 66.000 pediatras de atención primaria, subespecialistas pediátricos y especialistas quirúrgicos pediátricos dedicados a la salud, seguridad y bienestar de los bebés, niños, adolescentes y adultos jóvenes. Para más información, visite www.aap.org (en inglés) y síganos en Twitter en @AmerAcadPeds.

Sobre ABP

El American Board of Pediatrics, ABP (Consejo Americano de Pediatría) certifica a pediatras de medicina general y a subespecialistas pediátricos para que cumplan con los niveles más altos de excelencia que conducen a la atención médica de la más alta calidad durante la infancia, niñez, adolescencia y la transición a la edad adulta. La certificación del ABP garantiza al público que un pediatra de medicina general o un pediatra subespecialista ha terminado satisfactoriamente la capacitación acreditada y cumple con los requerimientos del sistema de evaluación continua.

Sobre AMSPDC

La Association of Medical School Pediatric Department Chairs, AMSPDC (Asociación de Directores de los Departamentos de Pediatría de Facultades de Medicina) está compuesta de más de 150 directores de departamento en los Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico. La misión de la AMSPDC es mejorar la salud y el bienestar de los niños a través del fomento de los directores de los departamentos académicos de pediatría y el apoyo a sus objetivos clínicos, de investigación, educación y defensa.

Sobre APA

La misión de la Academic Pediatric Association, APA (Asociación de Académicos de Pediatría) es cultivar el éxito académico y el desarrollo profesional de los profesionales de la salud infantil dedicados a la investigación, defensa, mejoramiento de la ciencia y becas educativas para fomentar la salud y el bienestar de todos los niños. La visión de la APA es ser una comunidad floreciente de académicos de pediatría que garantice la salud y el bienestar óptimos de todos los niños, en particular los más vulnerables. Los valores fundamentales de nuestra organización son excelencia académica, cooperación, tutoría, inclusión, respeto, equidad sanitaria y la colaboración con las familias de los niños y las comunidades.

Sobre APPD

La Association of Pediatrics Program Directors, APPD (Asociación de Directores de Programas Pediátricos) sirve a los programas pediátricos liderando el progreso de la educación para garantizar la salud y el bienestar de los niños. La APPD está compuesta de 198 programas de residencia pediátrica acreditados por el Consejo para la Certificación de Egresados de Educación Médica y los hospitales en Canadá que han sido aprobados por el Colegio Real de Médicos y Cirujanos para ofrecer programas de capacitación en Pediatría para residentes. La APPD cuenta con aproximadamente 3.300 miembros individuales que trabajan juntos para lograr la visión de la AAP de alcanzar una educación pediátrica ejemplar.

Sobre APS

La misión de la American Pediatric Society (Sociedad Americana de Pediatría) es fomentar la pediatría académica. Esto se lleva a cabo a través de la promoción de la investigación pediátrica y la escolaridad, sirviendo como un defensor firme y eficaz de la pediatría académica, reconociendo y homenajeado el logro y cultivando la excelencia, diversidad y equidad en el campo de pediatría a través de la defensa, escolaridad, educación y desarrollo del liderazgo.

Sobre PPC

El Pediatric Policy Council, PPC (Consejo de Política Pediátrica) es un cooperativo de políticas públicas de cuatro organizaciones académicas de pediatría: Academic Pediatric Association (Asociación Académica de Pediatría), American Pediatrics Society (Sociedad Americana de Pediatría), Association of Medical School Pediatric Department Chairs (Asociación de Directores de Departamento de Facultades de Medicina) y Society for Pediatric Research (Sociedad de Investigación Pediátrica). Establecido en 1984, el PPC está dedicado a mejorar la salud y el bienestar de los niños de la nación apoyando las políticas públicas para fomentar la investigación pediátrica, la capacitación pediátrica y mejorar la atención médica de los niños y familias.

Sobre SPR

La misión de la Society for Pediatric Research, SPR (Sociedad de Investigación Pediátrica) es promover la investigación y el desarrollo profesional de los investigadores dedicados a crear nuevos conocimientos que fomenta la salud y el bienestar de los niños y la juventud. Esto se logra proporcionando un foro para la presentación y difusión de ideas innovadores y de investigación durante la junta de las Pediatric Academic Societies, PAS (Sociedades Académicas Pediátricas).


Published
2/21/2017 12:00 AM; https://www.healthychildren.org/spanish/news/paginas/leading-pediatric-medical-organizations-respond-to-recent-executive-orders-impacting-immigrants-refugees.aspx

Monday, March 20, 2017

Superando Comportamientos Desafiantes



Escrita por una de nuestras especialistas Carol Averbeck.

De vez en cuando todos los padres encuentran que el comportamiento de su hijo es desafiante o confuso. Para aquellos de nosotros especialmente para los que tenemos niños con necesidades especiales de salud, esto puede ser verdadero. Las formas de comunicación diferente, los medicamentos y sus efectos secundarios, las diferencias sensoriales, los retrasos en el desarrollo y la comprensión pueden hacer aún más difícil de manejar los comportamientos desafiantes.
Además, si bien o mal, un padre puede sentir que el comportamiento de su hijo es una reflexión sobre ellos como padres. Cuando nuestro hijo está actuando de manera negativa, podemos cuestionar nuestras habilidades de padres o preocuparnos de que nuestros amigos y familiares nos juzguen a nosotros y a nuestros hijos. Esto añade aún más estrés a una situación ya estresante.
Mi hijo acaba de entrar a la escuela secundaria y para nosotros, el manejo de la conducta ha sido un camino. Tendemos a ir en ciclos; Las cosas van bien sin problemas por un tiempo y luego, el auge, un nuevo comportamiento desafiante viene adelante. Afortunadamente nosotros, tenemos un buen equipo de amigos, miembros de familia, terapeutas y médicos que nos ayudan a resolver las cosas. Eventualmente, mi hijo y yo, con la ayuda de su equipo, somos capaces de encontrar un plan para lidiar con el comportamiento.
Los comportamientos desafiantes con los que hemos tratado han cambiado a través de los años. Tenemos mejor éxito conquistando esos comportamientos cuando recordamos los siguientes aspectos básicos sobre el comportamiento.

El comportamiento sigue la regla A-B-C (Antecedente - Comportamiento - Consecuencia)
El comportamiento no existe en el vacío. Todo comportamiento tiene un evento desencadenante o eventos (un comportamiento-habla, de un antecedente) y todo comportamiento tiene una consecuencia o un resultado. Una parte importante de entender un comportamiento desafiante es averiguar qué ocurre antes del comportamiento y qué sucede como resultado del comportamiento. Esta parte a menudo es un poco como jugar al detective. Comprender lo que sucede justo antes y justo después de que el comportamiento esencialmente le da los ingredientes clave para cómo "arreglar" el comportamiento; Un plan exitoso incluirá una forma de cambiar lo que sucede justo antes de que ocurra el comportamiento (el evento desencadenante) o cambiar lo que sucede después del comportamiento (el resultado).

El comportamiento, incluso el comportamiento negativo, sirve a un propósito
Todo comportamiento existe por una razón; Incluso cuando no parece racional para el observador. Aunque difícil, ayuda a ver un comportamiento desafiante como satisfacer una necesidad de su hijo en lugar de verlo como algo que su hijo está haciendo para molestar o por maldad. Cuando mi hijo era más joven y antes de que él fuera capaz de comunicarse verbalmente, comenzó a golpear a la personas cuando quería algo. Para él, golpear era una manera rápida y fácil de conseguir la atención de cualquiera y conseguir su propósito.

No quite un comportamiento sin proporcionar un comportamiento de reemplazo
Es fácil centrarse en conseguir parar un comportamiento desafiante pero eso no soluciona todo el problema. Como se señaló anteriormente, el comportamiento sirve un propósito - hace algo para su hijo. Con el fin de hacer cambios de conducta duraderos, su hijo necesita aprender un nuevo y aceptable comportamiento de reemplazo. Conseguir que mi hijo entienda que golpear no estuvo bien no arregló sus necesidades de comunicación; Todavía necesitaba poder hacer algo en vez de golpear cuando se quería comunicar. Le ayudamos a parar de golpear y le enseñamos algunas palabras del lenguaje de señas e hicimos un libro de imágenes, fotos que él podría utilizar para comunicarnos lo que quería.

Manejo del comportamiento manejando el entorno
Aunque no podemos agitar una varita mágica y hacer que un comportamiento se detenga, podemos ajustar algunas cosas en el entorno de nuestro niño para limitar los desencadenantes y/o los resultados del comportamiento. Por ejemplo, si su hijo golpea o grita cuando tiene hambre, asegurarse de que su hijo tenga un pequeño aperitivo entre las comidas, esto puede acabar o minimizar el comportamiento desencadenante del hambre. Si su hijo está acostumbrado a tener su atención cuando tiene su berrinche, alejarse y/o ignorar puede terminar con ese comportamiento rápido, limitar la audiencia y asegurarse de que el resultado (la audiencia y atención) no es recompensar el comportamiento.
Las rutinas y estructura predecibles también pueden ayudar a minimizar comportamientos desafiantes. Aunque un calendario familiar lleno de actividades puede hacer que sea difícil, tratando de pegarse a una rutina en la medida de lo posible también ayuda a limitar los problemas de comportamiento.
Incluso cuando conocemos los desencadenantes de nuestro niño, no siempre podemos evitar las situaciones que los causan. El desencadenante de su hijo puede ser largas esperas en las oficinas de los médicos, pero eso no significa que pueda dejar de ir al médico. Saber que las largas esperas son un desencadenador de comportamiento por lo menos le permiten planear con anticipación para lidiar con los posibles problemas de conducta que se producirán y pensar en algunas maneras de mantenerlos entretenidos mientras espera.

Cuando están haciendo algo bien celebre sus triunfos.
El refuerzo positivo es mucho más efectivo que el castigo. Eso significa que siempre que puedas, Cuando tu hijo logre algo o esté haciendo algo bueno, debes reforzarlo de una forma positiva para que funcione mejor. A mi hijo le encanta que lo alaben, pero le disgusta la atención pública, así que para él lo más efectivo es hacerlo a un lado y decirle tranquilamente que he visto lo grande, amable y tranquilo en lo que acaba de hacer y que estoy muy orgullosa de él. Llamar a su abuela o enviar un texto a su maestro para compartir las buenas noticias también funcionan bien para él, así que utilizamos ambos métodos para reforzar su buen comportamiento.

Las consecuencias también son importantes
Tener reglas claras para el comportamiento y consecuencias consistentes para el comportamiento negativo es muy importante. Si bien el refuerzo es poderoso, el comportamiento tiene consecuencias. Permitir que su hijo experimente las consecuencias (cuando es seguro hacerlo) de su comportamiento también es parte importante de tratar con un comportamiento desafiante. Un adolescente que rompe las reglas por el uso de la tecnología, se le puede limitar el uso de su teléfono por un período de tiempo.
Un niño más pequeño que lanza sus juguetes mientras que tiene un berrinche, se le puede pedir que recoja sus juguetes después de que se haya calmado.

Construir un equipo (y usarlo sin sentirse culpable)
Cuando usted es un padre, pedir ayuda para lidiar con un problema de comportamiento no siempre será fácil, pero es importante. Como dice el refrán, se necesita un pueblo para criar a un niño y lo mismo se puede decir de tratar con comportamientos desafiantes. No tenga miedo de hablar con el maestro de su hijo, los terapeutas, el médico u otros miembros del equipo sobre el comportamiento de su hijo para obtener su opinión. Los maestros de mi hijo, terapeutas del habla y ocupacional y los médicos han proporcionado aportaciones útiles y asesoramiento en los últimos años. La conexión con otros padres que están lidiando con conductas desafiantes similares también puede ayudar. Si no es posible un grupo cara a cara, hay varios grupos de padres muy útiles en Facebook.

Tómese el tiempo para cuidar de usted - no, realmente, hágalo.

Es más fácil decirlo que hacerlo, me doy cuenta, pero no puedes ayudar a tu hijo con su comportamiento si no te tomas tiempo para ti mismo. Salir con los amigos, hacer ejercicio o simplemente agarrarse una siesta no sólo le ayuda a manejar el estrés, sino que también le puede dar una perspectiva muy necesaria para lidiar con comportamientos desafiantes.

Monday, March 13, 2017

Edición de Marzo de Time for Them

Specialist Aura Roblero contributed Autismo, p. 23 to Edición de Marzo de Time for Them. Read her article and the reminder of the magazine here: http://es.calameo.com/read/0048533129520afa4db84

Wednesday, February 22, 2017

Cómo hablar con los niños sobre los prejuicios raciales

Por: Ashaunta Anderson, MD, MPH, MSHS, FAAP y Jacqueline Dougé, MD, MPH, FAAP.
Dados los eventos trágicos y racistas que hemos visto recientemente, muchos padres se enfrentan a sus propios sentimientos, a las esperanzas que tienen para sus hijos y a la dificultad para ayudarlos a crecer en un mundo lleno de prejuicios raciales.
Quizá los padres puedan enfrentar mejor estos desafíos actuales entendiendo cómo se presentan los prejuicios raciales en los niños, así como con estrategias para ayudarlos a lidiar con las diferencias raciales y a reaccionar ante ellas.

¿Cómo aprenden los prejuicios raciales los niños?

Los niños aprenden sobre las diferencias y los prejuicios raciales desde una edad temprana y aprenden de sus primeros maestros, sus padres, a lidiar con estas diferencias y reaccionar ante ellas.
El proceso de aprendizaje de los prejuicios raciales no se diferencia mucho del proceso de aprendizaje de un idioma nuevo (por ejemplo, un niño criado bilingüe en comparación con un niño que comienza a aprender inglés en la escuela preparatoria). La biología determina un período de aprendizaje temprano crítico y otro período posterior en el que el aprendizaje es mucho más difícil.
  • A los 6 meses, el cerebro de un bebé ya puede reconocer diferencias raciales.
  • Entre los 2 y los 4 años, los niños pueden internalizar prejuicios raciales.
  • A los 12, muchos niños asientan sus creencias, lo que les da a sus padres una década para moldear el proceso de aprendizaje con el fin de que disminuyan los prejuicios raciales y mejore la comprensión cultural.
Pero, al igual que en la inmersión lingüística, los niños expuestos a la sociedad ganarán fluidez con los prejuicios raciales incluso si sus padres no hacen nada.

Estrategias para ayudar a los niños a lidiar con los prejuicios raciales

Hay tres estrategias que los padres pueden utilizar para ayudar a sus hijos a lidiar con los prejuicios raciales:
  • Hablar con sus hijos y reconocer que las diferencias y los prejuicios raciales existen.
  • Afrontar sus propios prejuicios y actuar como ejemplo de la manera en que desean que sus hijos actúen ante otras personas que puedan ser diferentes a ellos.
  • Incentivar a sus hijos para que cuestionen los estereotipos y prejuicios raciales siendo amables y compasivos al interactuar con personas de todos los grupos raciales, étnicos y culturales. 

Cómo los padres pueden afrontar sus propios prejuicios raciales

Los padres deben afrontar primero sus propios prejuicios para que su ejemplo sea coherente con los mensajes de tolerancia racial y étnica.
  • Sea un buen ejemplo. Identifique y corrija sus propios pensamientos, sentimientos y acciones racialmente discriminatorios. Si quiere que sus hijos crean lo que usted predica, también debe demostrar esas conductas. Sus comentarios y acciones diarias dicen más que cualquier otra cosa.
  • Tenga una red social amplia y culturalmente diversa. Aconséjele a sus hijos tener también círculos de amigos variados. Esto les permite participar en actividades y experiencias multiculturales.
  • Viaje y exponga a sus hijos a otras comunidades. Esto puede ayudarlos a comprender que hay diversidad en el mundo que quizá no esté representada en la comunidad en la que vive.
  • No invierta el estereotipo de los policías ni de otros grupos ni hable acerca de las fuerzas del orden público de modo negativo.
  • Participe en la escuela de su hijo, su lugar de culto y en la política. Los padres que se involucran de esta manera pueden abogar mejor por un trato justo hacia los grupos racialmente marginados y crear conciencia sobre los problemas raciales en otros grupos.

Consejos sobre cómo hablar de las diferencias raciales y el racismo

Hablar sobre las diferencias raciales no es ser racista. Es lo correcto y es importante. Desde pequeños, es posible que los niños tengan preguntas sobre las diferencias raciales y los padres deben estar preparados para responderlas. Sin embargo, es importante tener en cuenta la etapa evolutiva de su hijo.
  • Para los niños en edad preescolar: a esta edad, quizá su hijo empiece a notar y a señalar diferencias en las personas que lo rodean (es decir, en la tienda de comestibles, en el parque, etc.). Si su hijo le pregunta sobre el tono de la piel de otra persona, puede decirle: "¡No es maravilloso que todos seamos tan distintos!". Incluso puede colocar su brazo al lado del de él o ella para mostrarle los diferentes tonos de piel dentro de su familia. 
  • Para los niños que están en la escuela primaria: esta es la edad en que es importante hablar abiertamente con su hijo acerca de las razas, la diversidad y el racismo. Conversar sobre estos temas lo ayudará a verlo a usted como una fuente de información confiable sobre el asunto, y quizá él o ella recurra a usted si tiene alguna pregunta. Señale los estereotipos y los prejuicios raciales en los medios de comunicación y en los libros, tales como los villanos o "los malos" de las películas.
  • Si su hijo hace comentarios o preguntas sobre incidentes escolares relacionados con las diferencias raciales o sobre algo que vio o leyó: continúe la charla con preguntas como "¿Qué piensas sobre eso?" y "¿Por qué lo piensas?". Esto también puede ser útil si su hijo escucha algún comentario insensible o si él o ella sufre discriminación racial. Antes de responder a su comentario o pregunta, averigüe de dónde vino y qué significa desde el punto de vista de su hijo. Consulte el artículo Cómo hablar con los niños sobre las tragedias y otras malas noticias para obtener más información.
Estas charlas comienzan a sentar las bases para que su hijo acepte y respete las diferencias y similitudes entre todas las personas. A medida que los niños crezcan, las respuestas a las preguntas se volverán más complejas. Estos son momentos para conocer lo que su hijo entiende o intenta entender respecto a los prejuicios raciales.

Recuerde:

Para crear una cultura inclusiva, todos debemos reconocer nuestros propios prejuicios y reflexionar sobre ellos para poder hacer algo sobre aquellos que sean injustos o que puedan causarles daño a otras personas, como los prejuicios raciales. Comprender cómo se sienten y cómo se comportan las personas respecto a aquellos que están fuera de su propio grupo puede ayudar a las comunidades a sanar después de una tragedia, así como a evitar futuras tragedias.

Sobre la Dra. Anderson:

Ashaunta Anderson, MD, MPH, MSHS, FAAP, es profesora adjunta en Riverside School of Medicine, University of California, e investigadora de políticas de salud para la Corporación RAND. Su investigación se centra en la influencia de la raza y el racismo sobre la salud infantil. También es pediatra y ha publicado el libro 50 Studies Every Pediatrician Should Know (50 estudios que todo pediatra debería conocer), una guía sobre la evidencia científica subyacente en la práctica pediátrica diaria.


Sobre la Dra. Dougé:

Jacqueline Dougé, MD, MPH, FAAP, es la directora médica de salud infantil del Departamento de Salud del condado de Howard. Se interesa por las desigualdades en la salud, los medios de comunicación, la salud escolar y la interacción entre la salud pública y la pediatría. En la American Academy of Pediatrics, es copresidente del Grupo de Interés Especial en Prevención y Salud Pública del Consejo de Pediatría para la Comunidad). El sitio web de su blog es drjacquelinedouge.com (en inglés).

Autor
Ashaunta Anderson, MD, MPH, MSHS, FAAP y Jacqueline Dougé, MD, MPH, FAAP
Última actualización
10/12/2016
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2016)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.